Blogia
Rincón literario

Travesuras

-          ¿Estás completamente segura?

-          Absolutamente. Los oí hablar ahí, fíjate, ahí mismo, donde cualquiera podría haberles visto.

-          Venga ya.

-           Que sí, que sí, que va en serio. Te lo he dicho mil veces: con estos nunca se sabe, jamás te fíes de ellos. Repiqueteando cristales hasta la madrugada, sonrojando mofletes, escupiendo hadas. Nunca traman nada bueno.

-          Eso desde luego…se pintan las narices de colores, figúrate. ¿Entonces es verdad lo que dices?

-          Tan verdad como que esta noche habrá una enanita durmiendo en la luna. Van a hacerlo por fin, lo llevan planeando años…

-          Pero, ¡No es posible! Ya armaron un buen escándalo cuando se empeñaron en recorrer el arcoíris a nado… ¡Habrase visto semejante insensatez!

-          Y que lo digas. ¿En qué estarían pensando? Ocho días y medio llorando, sin rastro de ellos, preguntando por los pueblos…

-          Y rogando para que lloviera mientras el Sol brillaba, por si por lo menos les podíamos ver desde lejos. Esta claro que se merecieron esa noche en el calabozo cuando consiguieron traerles de vuelta.

-          Sí, traerles…a rastras como perros, hablando tonterías de lo hermoso que es sumergirse en amarillo y respirar burbujitas de añil.

-          ¡Y como perros pasaron la noche! Aullando a la Luna, espantando a las estrellas. Está claro que nunca llegarán a ser nada en esta vida.

-          Por supuesto que no. Viven en las nubes.

-          Eso es de tantos pájaros que tienen en la cabeza. El otro día uno de ellos me soltó de repente que cuando se aburre mucho comienzan poco a poco a aletear  sus orejas y sus pies a alejarse irremediablemente del suelo.

-          Lo sé. Mi prima me contó que algunas noches deja de sentir sus pisadas por el tejado…eso es que han salido volando, a cazar luciérnagas.  Si es lo que te digo, que se aprovechan de que somos buenos y les permitimos sus extravagancias. Creo yo que mientras no molesten a nadie con sus juegos, pues podemos aguantarles, que siempre podría ser peor…pero esta última me parece  que  ya se pasa a gritos del castaño oscuro.

-          No sé, hija. A veces pienso que les hemos consentido demasiado. Debimos haberles expulsado de aquí hace tiempo, cuando empezaron…a hacer esas cosas tan extrañas.

-          Fue aquel hombre de los mil cuentos con sus libros del demonio, eso lo sabe todo el mundo. Antes eran normales, como tú y como yo. Pero, ya se sabe…tanta letra, tanta ilustración de colores…

-          Y ese hombre, que tenía una voz que embrujaba a los gatos.

-          Dímelo a mí, que mi hijo estuvo a punto de unirse a ellos porque ese chiflado le prometió capturarle un rayo de Sol en un tarrito de cristal. De verdad, menos mal que lo recondujimos a tiempo.

-          Tienes toda la razón, con esas cosas no hay que bromear. Con lo caros que están, madre mía… Oye, no me lo puedo quitar de la cabeza, esta vez tenemos que hacer algo.

-          Como si se pudiera. Son peores que unos duendes endemoniados…se meten por  todos los rincones y marean a cualquiera. Si se quieren salir con la suya se saldrán, desgraciadamente. Eso sí, yo ya le he dicho a mi marido que prepare piedras y sacos para esa noche. Que tampoco se lo vamos a poner tan fácil.

-          ¡Pues claro que no! Voy a tener unas palabras con el alcalde esta misma tarde, vale ya de tanta paciencia. Ya bastante que les pasamos por alto las travesuras, las noches en vela, como para que les dejemos también hacer inmoralidades. 

-          Exactamente,  si es lo que decía mi madre, que hay cosas que es mejor no saber. Pero es que a estos locos se les ha metido tanto en la cabeza…he oído que están poniendo trampas en las ventanas, ¡y que van a echar somnífero en el agua y el pan!

-          ¿Por si no aguantan toda la noche despiertos?

-         Claro, no ves que si se quedan despiertos a esperarles, no aparecerán…Ya verás la que armarán para atraparlos.

-          Dios mío,  cada vez van a peor. ¿A quién se le ocurre intentar desenmascarar a los Reyes Magos?

Nuria. (Deseándoos una mágica Noche de Reyes ^^)

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

vicente -

Repiqueteando cristales hasta la madrugada, sonrojando mofletes, escupiendo hadas

De verdad, no se puede superar, qué manera tan simple de hablar de las cosas complicadas, qué encanto, qué de poesía escondida como si fuera tímida, como si su autora nunca se atreviese a mostrarnos más que en estos pequeños destellos todas las maravillas que tiene dentro

Cris Xococrispip! -

Jo Nur, es muy bonitaa... me encantaa!! Ojalá pudiésemos volver a ser como esas pequeñas niñas despreocupadas, que eran felices yendo cada día al parque y para las q la navidad era realmente completamente mágica y divertida. Yo, por lo menos intento paracerme a aquella mocosa de 6 años que se ilusionaba por esas pequeñas cosas... Y hace muy poco leí una frase muy bonita y que pega en momentos comos estos y te la voy a escribir:

"La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con que jugaba cuando era niño"

Es de Niezstche...Y espero que todos podamos hacerlo...

Muchos besazos y que os traigan muchas cositas los "yeyes majos". xD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Laura -

La verdad es que despúes de que me leyeras anoche el comentario de Melinda me quéde pensado en que yo no podría superarlo (y es cierto, Melinda, no se puede XDD), pero ya que eres así de cabezota dejaré constancia de que he leído tu historia.
Me gusta tu historia. No solo por la forma en qué está escrita, por el final sorprendente, porque hables de gentecilla que ha cruzado a nado el arco iris(con lo que a mi me gustaría hacer eso)... Me gusta porque luego me puse a pensar en cómo eramos hace unos cuantos años. En momentos en los que no nos preocupaban los exámenes de febrero (que voy a catear, por cierto) y en los que eramos más felices descubriendo tesoros ocultos en el patio.
Jamas olvidaré a aquella niña de ojos verdes y sonrisa traviesa que pasó su infancia esperando una carta y contagiando su fantasía a los demás, la debo demasiado. Espero que tú no olvides nunca a una pequeña exploradora con abrigo verde de oveja que ahora tiene miedo a las arañas.
Te quiero

PD: Que os traigan muchos regalos a todos mañana, si habeis sido buenos, claro... =)

Melinda -

Te amo mi vida, de verdad......................Me he puesto a llorar.
No sé....cuando lo he leído me he sentido como si estuvieran corriendo por mi los últimos destellos del espíritu navideño, como volviendo a mi infancia...
No sé dónde han quedado esos días en los que ponía el árbol a últimos de noviembre, esos en los que gritaba viendo cortilandia (bueno..sabemos q estos siguen existiendo XD), esos en los que esperábamos hasta las tantas para ver a los reyes, esas millones de veces en las que nos preguntábamos cómo quién por qué salía el arco iris...
DONDE HA QUEDADO LA ILUSIÓN??
A pesar de que apenas creamos ya...seguimos siendo niños, y sin duda lo mejor de todo es seguir sonriendo como una niña al lado de gente como tú.
MI HADA MADRINA ERES TÚ. (Aunque suene cursi XDD)

GRACIAS MI AMOR. Gracias x escribir estas preciosidades que me tienes.....tienes tanto amor que dar que te comería entera a besos :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres