Blogia
Rincón literario

Master of puppets

Maestro, necesito hablar. No me encuentro bien, la losa que me sepulta es más y más grande cada día, y comienzo a pensar que no tendré fuerzas para levantarme y apartarla de mí.

 

Maestro, gran dueño de nuestros actos, ¿por qué me reservas este papel en la vida? Siempre es igual, todo acaba en lo mismo, y, cuanto mayores son las ilusiones, más doloroso el encontronazo con la realidad.

 

A veces me pregunto por mi suerte. Sí, aquella que se pasea por mi camino de vez en cuando. Esa que regalas y escondes a placer haciendo que la vida se asemeje a la ruleta de un casino. Pienso en mi suerte intermitente, dándolo todo por mí o abandonándome por otros. Escasamente te solicito su compañía, y por eso me pregunto: ¿Por qué en esas pocas ocasiones no la permites estar a mi lado?

 

Las personas piensan, sacan sus propias conclusiones acerca del mundo que les rodea y son felices por ello. Pero, ¿y el resto? ¿Qué ocurre con aquellos cuyo máximo objetivo en la vida resulta ser la contemplación y el análisis exhaustivo de detalles que pasan desapercibidos o tienen poca relevancia para el resto de los seres humanos? Estaremos siempre condenados a lo mismo, a la reflexión constante, sumidos en un ambiente tan disperso y relajado que ahuyenta la velocidad para no perder el encanto.

 

Maestro, deberías comprender que, en ocasiones, nuestro frágil espíritu se asfixia y pide auxilio. Hay momentos en los que la presión es tan grande que siente que va a estallar, y que cuando explote, sólo saldrá un humo verde cuyo nombre en otros tiempos, creo recordar, fue esperanza. Y mi esperanza huye lentamente, deteniéndose cada cierto tiempo para no abandonarme, incluso regresando a mi vera en todo su esplendor, pero alejándose de nuevo como si todo se tratase de una falsa alarma.

 

Tú, que mueves los hilos de tus títeres a placer, que con una sonrisa en tu rostro puedes detener las guerras que creaste y con una lágrima inundar ciudades y arrasar países causando muerte y destrucción… ¿Alguna vez imaginaste nuestra existencia como algo más que un juego de mesa? Debo reconocer que es casi seguro que nunca analizases mi caso en particular. No te culpo. Imagina un pozo: Hay momentos en los que uno mismo es quien se ocupa de abastecer a los demás del agua, y momentos en los que tropezar y caer dentro de él implica que sean los demás quienes deban hacerlo solos. Cuando uno está dentro del pozo solo conoce el frío y la oscuridad, a la vez que está calado hasta los huesos. Allí se medita, y muchos se replantean su existencia para que su vida mejore y, de esta forma, conseguir regresar al exterior. Pero el pozo es peligroso, si el agua sube puede haber problemas, y es entonces cuando se diferencia a los verdaderos luchadores por su supervivencia de aquellos cuya esperanza les abandonó para siempre y terminaron por ahogarse.

 

Ahora, después de intentar hacerte entender, ¿me prometes que lo intentarás? Es sencillo, consiste en observar los sentimientos de las personas y, poco a poco, mover sus hilos para ayudarles a mejorar. Espero que comprendas lo que verdaderamente te estoy diciendo. No pido que arregles mi vida, solo quiero que les des a ellos una oportunidad.

 

Si preguntas por mí solo te diré que aún conservo mi esperanza, en realidad, tengo un truco. Consiste en pedirle poco por mí y más por ellos, de este modo, cuando fracaso y termino en el interior del pozo ella no se aleja, siempre confía en que una mano inocente nos ayude a regresar. Sí, es cierto, antes te hablé de que las cosas no me sonríen, de que mi esperanza se resiste cada vez más a confiar y se siente insignificante ante un mundo inmenso. Pero, quién sabe, puede que tenga suerte y mi truco vuelva a funcionar. Puede que el peso de la losa disminuya, que los problemas se arreglen, y que deje de atormentarme con reflexiones que no conducen a ningún lugar. Quizá me levante para luego, de nuevo y como es habitual en mí, volverme a caer.

 

Maestro de marionetas, gracias por escucharme. Prometo no interrumpirte nunca jamás. Si me preguntas mi nombre, aquel que un día me regalaste, no te lo diré. Tan solo soy una estadística más, uno de tus títeres.

Ahora que lo habéis leído (y que habéis deducido que soy una futura psicóloga con problemas mentales) me gustaría explicar que esto se me vino a la cabeza a altas horas de la madrugada pensando en una canción de Metallica (muy conocida, por cierto, y una de mis favoritas de este grupo) cuyo título es "Master of Puppets". Ya sé que "maestro" no es la traducción exacta de "master", pero a mi me pegaba más. Y, bueno, que, ya que la señorita Nuria me ha convencido para colgarlo, espero que os haya gustado.
Un beso
Laura

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Laura Sanchez -

Bueno, me has dejado anonadada por dos razones:
1)No esperaba leer de ti una alusión teológica tan brillante
2)Es una introspección pura y dura

Sinceramente me encanta y me ha hecho replantearme algunas cosas, así que creo que deberías hacer esto más a menudo y yo quedarme con mis otras dos "facultades" en potencia. De un nueva admiradora

Vicente Camarasa -

El descubrimiento del mes. La que nunca decía nada ahora, de pronto, te suelta una bofetada de palabras que te deja sin respiración.
Qué bien, Laura
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cris Xococrispip! -

Lauuuuuuuu!!!
Dios que bonita!!!Me encantaaa!!Vas a ser una psicóloga genial y...escribes de PM!!Y es que,como ha dicho
Mel,has escrito todo lo que al resto se nos pasa por la cabeza ha todas horas...
ERES ALUCINANTE,PEQUE!!!
Muchiiiiiiiiiiiiisimos besazos!!!Te adoro, enana!

Margot -

Laura,Laura;laura.
Ahora estarás psicologueando en la Autónoma. Después de leer esto pienso -que se preparen...que llega una Diosa de la mente-.En serio, no es solamente que escribas divinamente (que lo haces, creeme), sino que reflexionas profundamente sobre temas como la suerte y la esperanza, que pones voz a los debates internos que tenemos todos y cada uno de nosotros, pero que voz....una voz increíble....unas palabras INCREÍBLES.
ME HA ENCANTADO, en serio...y sabes, conociéndome...que el hecho de que se llame MASTER OF PUPPETS me encanta aún más....es algo que siempre he visto como un eslabon en la cadena que nos une...el gusto por Metallica (UEEEE).Quizá parezca cursi pero es así...te quiero perra!
Y empieza a escribir más a menudo por favor...que ERES INCREÍBLE....

I love Youuuuu!!

Margot

ps:Acabo de llegar de la peluuu! (sorry tenía q decirlo =S )

Nuria (con pompones de animadora incluidos) -

Bueno, dejamos el título provisional por si se te ocurre otro, pero yo creo que así está bien.
Lo de maestro pega bastante para el enfoque que le has dado. Aunque queda un poco...jedi, y eso no es que esté mal, sólo que estoy convencida de que si algún día te encuentras con obi wan no le dirías eso para nada,¿no? xDD.
Ahora en serio (todo lo serio que se pueda esperar de mí, que no es demasiado)eres tan absolutamente genial como psicóloga y escritora (sí, has leído bien, escribes de puta madre aunque no te lo creas) que no puedo parar de leerlo. Eres TAN psicóloga que te pones a hablar con dios como si nada para intentar hacerle mejorar.
Me encanta, te lo pongo en mayúsculas si quieres para que impacte más...ME ENCANTA como escribes, de verdad, deja de menospreciarte de una vez por todas.
Sólo me queda decirte que te quiero un montón, que supongo que en unos añitos me tendrás en tu consulta(harás descuentos por amistad o algo, no?) y que espero ver muchas más cosas tuyas por aquí
Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres