Blogia
Rincón literario

CUENTO TERRIBLE DE VERANO

No sé, tal vez sea muy bestia. Lo escribí el año pasado, bajo un calor sofocante y el más absoluto tedio

 

El móvil continuaba encima de la mesa.

Sin siquiera cogerlo miró su pantalla. Vio su callada presencia y aún esperó unos minutos con la mirada fija en las letras inmóviles, como grabadas a cuchillo sobre la luminosidad pequeña y muerta de su corazón desangrado. Lo apagó sin deseo, encendió las luces y se asomó a la terraza.

Era verano y en el bloque de enfrente seguía aquella habitación iluminada. Por un instante ella le quiso imaginar, saber del escenario de su primera infidelidad. Hizo un esfuerzo y (quiso) ver una mesa de estudio llena de libros, muchos papeles sobre la mesa y una música callada que salía por la ventana como el olor de un guiso delicado, rápidamente desbastado por la brisa.

Un estudiante, pensó, y mientras lo hacía desabrochó el primer botón de la camisa, demorando el movimiento hasta que los gestos se le parecieran a un sueño. Soñó entonces que desabrochaba otro.

 

A contraluz, en la madrugada, ella se quitó la camisa y mientras caía se apagó la luz de enfrente, como una señal, un faro para navegantes solitarios de la ciudad en los peligros del verano. Se desabrochó el sujetador.

Como una ninfa entre las plantas se sintió observada. Usada y sucia. Por un momento quiso volver a entrar, pero la imagen del móvil en su memoria se lo impidió. El mensaje que aún mantenía grabado aunque ya no hiciera falta le disipaba todas las sospechas sobre las tardanzas de su marido, y el botón de la falda cedió.

Enfrente (supuso) hubo un jadeo y, mientras la tela resbala por sus piernas, una mano torpe en la casa vecina pasó bajo la mesa, aferrada al hierro del deseo.

 

Le quedaban las bragas y un inmenso odio que se confundía ya con la tristeza del calor sin término. Eran negras, de un negro muerto como aguas quietas, estancadas por demasiado tiempo en las marismas sin futuro.

Si tal vez..., quiso pensar, aunque bien sabía que ya nada serviría, y sólo aquella ventana apagada en el bloque cercano, los gemidos de un cuerpo joven que comienza a despertar, ardiendo entre el aire estancado. Sólo por él lo hizo, como un último acto de amor y venganza: enredada en sus sentimientos contradictorios metió sus manos en los lados del elástico.

 

Y quedó desnuda, más oscura que nunca. Fue sólo un instante, pero de veras sintió en la distancia unas manos torpes que la acariciaban. Sintió su pulso y la piel reaccionó, florecida por el suave velo de un sudor frío que la hizo radiante en la madrugada. Como una aparición.

 

Fue entonces un fantasma de carne y hueso oloroso a jazmín que, de pronto, se acercó a la barandilla y sin que apenas me diera tiempo de levantarme se lanzó al vacío de la noche miserable.

 

Yo sólo pude oír el golpe de su cuerpo contra el asfalto, y sólo mucho tiempo más tarde las primeras sirenas que me anunciaban que mi primer gran amor ya sólo podría ser un recuerdo asociado para siempre con el calor sin término de los veranos de esta ciudad maldita.

Vicente

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Laura -

Me encanta, sobre todo porque me gustan los personajes que viven situaciones críticas. Y si a eso le añadimos un toque de sensualidad...
Sinceramente, no me parece nada bestia.

Melinda -

Me ha encantado, de verdad se lo digo (o te lo digo, deme tiempo para acostumbrarme al tuteo).
Es tan desconcertante y a la vez tan insinuante...lleva un punto de misterio y sensualidad que enganchan, y...sinceramente,el punto de la muerte me ha encantado.

Si en un futuro se diera el caso de formar un apartado erótico, recurrid a nuria, que tiene un punto libidinoso INCREÍBLE :)

Cris Xococrispip -

Muy ,muy bueno, sí señor. Pódría entrar pefectamente en los cuentos eróticos pero...está muy bien.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Guille -

Sólo he leído una tuya nuria, y créeme que debías subirla...lo dejo caer...jajaja

Nuria -

Ya tenia ganas de que subieras algo tuyo!
Me gusta mucho, aunque el final me desconcierta un poco. No creo que sea bestia, solo que hay cosas que no entiendo del todo.

Como una de las "queridas amigas" a las que se refiere guille diré que nuestra literatura erótica a veces se pasa un poco de erótica, así que no creo que cuelgue nada mío de momento, pero ya veré.

Guille -

Está genial, muy bueno, aunque nunca la hubiese matado
Yo seguiría y metería la historia en un futuro apartado de cuentos y poesía eróticos, que son muy dados a hacerse por nuestras queridas amigas
Un placer leer cosas tuyas
...Esperando más...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres